Medios de comunicación alternativos.

Medios de comunicación alternativos.

Las TIC han traído una nueva forma de comunicación: más rápida, directa y libre. La llegada de la web 2.0 y 3.0 permiten generar una comunicación bidireccional en donde la interacción con el emisor puede darse de modo continuo, permitiendo, en el modo más simple y elemental, el proceso de comunicación. El avance de dichas tecnologías han permitido que surjan medios de comunicación que tratan de ser alternativos, pero ¿Qué es un medio de comunicación alternativo? Generalmente pensamos que los medios de comunicación alternativos están en Internet, dicha hipótesis no es del todo cierta. Cuando hablamos de medios alternativos no nos referimos al medio en sí; puede haber medios de comunicación impresos que sean alternativos, incluso programas que se transmitan por televisión que sean alternativos. Lo que determina si un medio es alternativo o no, es la información que emite; ésta debe estar alejada de las subjetividades que impidan transmitir información con un carácter crítico y alejados del visto bueno de la clase política. Es por eso que los medios que presentan información con un análisis multifactorial revisando la opinión de académicos, especialistas y conocedores de los temas son una alternativa que tienen los ciudadanos para estar informados. Así, los medios de comunicación alternativa se destacan por no presentar información bajo los filtros impuestos por algunas agencias de noticias; tampoco toman la información oficial, la que emiten las secretarías gubernamentales, como la información que se debe difundir sino que construyen la realidad con base al análisis de los hechos y en algunos casos a investigación que desarrollan con sus propios recursos.

Lamentablemente los esfuerzos realizados por muchos medios alternativos de comunicación tienen poco impacto dentro de la sociedad; no han servido para fomentar una participación ciudadana democrática que tenga otros elementos informativos para la toma de decisiones. La sociedad mexicana, en un alto porcentaje, aún se mantiene con un elevado perfil de conservadurismo, no estamos acostumbrados a informarnos por diferentes medios, todo lo contrario, solamente consumimos aquellos medios que son afines con nuestra ideología o cosmovisión y difícilmente los cuestionamos o permitimos criticas hechas por terceros a los medios que consumimos. Se puede decir que ante la poca participación de la sociedad por informarse con los medios alternativos, muchos de éstos no duran ni pueden consolidar su proyecto informativo. Hoy en día nos hemos acostumbrado a consumir todo aquello que tenga un tufo de televisión tradicional, es decir, aquella que no es critica y que sólo presentan datos de manera breve disfrazando así la labor informativa. Difícilmente la ciudadanía pone atención a los proyectos alternativos que no usen la producción espectacular con la que hacen los noticieros en las televisoras concesionadas. Otro elemento que se debe mencionar es la velocidad con la que pretendemos informarnos, nos estamos acostumbrando a leer únicamente encabezados o líneas de 140 caracteres.

Afortunadamente los medios de comunicación alternativa han encontrado en Internet un campo fértil para desarrollar el ejercicio del periodismo. Pero debemos de tener cuidado ya que algunos medios de comunicación que han iniciado como alternativos, en la actualidad  están cometiendo los mismos errores que criticaron de los medios tradicionales y se han convertido en tendenciosos, seguidores de un partido político o un actor político dejando de lado la generación de información critica. Existen muchos sitios que se han logrado posicionar y en su afán de que sus niveles de audiencia no caigan, involucran personajes polémicos cuyas opiniones resultan reaccionarias, amarillistas y para ellos todo es una conspiración.

La generación de audiencias siempre se piensa del medio de comunicación (emisor) a los ciudadanos (receptor) dejando de lado a éstos últimos; son precisamente los ciudadanos que consumen ese medio quienes tienen el poder de hacer que permanezca o no, lo grave de esto es que quienes tenemos el poder no somo capaces de ejercerlo de manera responsable, es decir, solamente nos acostumbramos a lo que nos dan los medios. Hemos perdido la capacidad de cuestionar lo que escuchamos y vemos.

 

 

E.

esteban@panopticosocial.com