Regular la venta de videojuegos en México

Regular la venta de videojuegos en México

Los videojuegos a nivel mundial se han posicionado como una forma de entretenimiento preferida por los jóvenes y adultos, en la actualidad, las distintas formas de entretenimiento compiten por el tiempo libre de las personas y muchas son las que han optado por los videojuegos a otras formas de entretenimiento como el cine o la televisión. Según cifras que publica el Universal, 17.7 millones de mexicanos juegan videojuegos al menos una hora al día.

Como parte de su estrategia de meterse en temas polémicos, ahora el Partido Verde Ecologista de México busca legislar en el tema de los videojuegos, proponiendo regular la venta y distribución a menores de edad según la clasificación de los títulos. El Partido Verde presentó una iniciativa por parte del diputado Antonio Cuéllar Steffan para modificar la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes agregando el artículo 68 BIS así como una reforma a la fracción IV del artículo 148 que busca castigar con multas que llegarían hasta los 30 mil días de salario mínimo (aproximadamente 2 millones de pesos) a quienes distribuyan, vendan o pongan a disposición (las tiendas que vendan videojuegos o locales de renta) de niñas, niños y adolescentes, videojuegos clasificados para adultos o que inciten o promuevan la violencia o hagan apología del delito, independientemente de su clasificación.

La iniciativa del Partido Verde supuestamente busca salvaguardar la integridad de los menores de edad que son susceptibles de comprar esta forma de entretenimiento, aunque con la propuestas surgen más incertidumbres que certezas. Por ejemplo, algunas preguntas cómo ¿quíen será el que vigile la venta de los juegos en todo México?, ¿qué sucede con los padres que de manera irresponsable o ignorante ponen a disposición de sus hijos títulos clasificados para adultos? Y ¿Quiénes serán los responsables de determinar que videojuegos promueven o hacen apología del delito y bajo qué criterios lo dictaminarán?, entre otras.

Es válido cuestionar la utilidad de dicha reforma ya que los videojuegos al tener típicamente un elevado costo, por lo común son los adultos quienes acompañan a menores de edad a comprar algún título, por lo que la venta no se realiza directamente a un niño sino a sus padres o familiares cercanos. En este caso,  ¿quiénes vigilarán que los juegos no terminen al alcance de menores de edad?

2000px-Esrb_ratings.svg[1]En el panorama actual parece que no existe la necesidad de hacer una regulación de venta de videojuegos o de generar una nueva clasificación mexicana que afectaría a la incipiente industria de los videojuegos en México, sino que la solución a la problemática parece estar en una campaña informativa a los padres de familia de los tipos de contenidos que existen en los videojuegos para realizar compras informadas.

A manera de contexto, los videojuegos que se distribuyen en México son clasificados por el ESRB. Todos los juegos incluyen en su portada una letra que determina su clasificación, en este caso la relativa al contenido para adultos se marca con una M (Mature) que es recomendado para jugadores de 17 años en adelante. El origen de dicha clasificación se lo debemos al mítico juego de peleas Mortal Kombat que mostraba violencia y sangre muy popular en las arcadias (maquinitas) en los 90’s.

Con información de El Universal http://www.eluniversal.com.mx/articulo/nacion/politica/2015/07/18/pvem-busca-multar-quienes-vendan-videojuegos-violentos-menores